December 11, 2017

Sospechoso de colocar bomba en Times Square deja gran misterio

El Sr. Ullah admitió que había buscado en internet cómo construir la bomba y la había ensamblado en su residencia de Brooklyn, comprando todos los materiales excepto la tubería, que dijo que encontró en un sitio de trabajo donde trabajaba como electricista, en la calle 39 y la Octava avenida en Manhattan, dijeron dos de los funcionarios.

Suspect in Times Square Bombing Leaves Trail of Mystery

Mr. Ullah admitted that he had looked up online how to build the bomb and had assembled it in his residence in Brooklyn, purchasing all of the materials except the pipe, which he said he found at a job site where he was working as an electrician at 39th Street and Eighth Avenue in Manhattan, two of the officials said. #BullsNation          

EspanolLos funcionarios de inmigración dijeron que el Sr. Ullah llegó a los Estados Unidos desde Bangladesh en 2011 con una visa de inmigrante familiar y ha vivido en Brooklyn desde entonces como residente legal permanente. Los términos de la visa sugieren que el Sr. Ullah estaba emparentado con un ciudadano estadounidense y se benefició de lo que los funcionarios llaman "migración por cadena familiar extendida". Los registros inmobiliarios muestran que el Sr. Ullah vivía en el barrio de Flatlands en una pequeña casade dos pisos, con fachada de ladrillo. Él y su familia habían vivido allí por unos siete años, dijo Alan Butrico, un hombre de negocios que es dueño de la casa de al lado. En los últimos años, el Sr. Butrico dijo que tuvo algunos encuentros desagradables con el Sr. Ullah. Giraban principalmente en torno al estacionamiento."Solía ​​bloquear la entrada", se quejó el Sr. Butrico. "Su familia solía bloquear el camino de entrada todo el tiempo".El domingo por la noche, añadió el Sr. Butrico, uno de sus inquilinos escuchó ruidos de "una gran pelea" provenientes de la casa del Sr. Ullah, aunque seguía siendo incierto cuál podría haber sido el problema. El lunes por la mañana, oficiales de la policía, incluidos algunos del escuadrón antiexplosivos, descendieron a la casa, rodeándola con cinta amarilla de la que se utiliza en escena del crimen. Oficiales y agentes federales también aparecieron en otra dirección de Brooklyn asociada con el Sr. Ullah, un edificio de ladrillo color crema de seis pisos ubicado en el 679 de la Ocean Parkway en Kensington.Según las estadísticas del censo compiladas por el Queens College, Kensington es el hogar de más de 3.000 neoyorquinos nacidos en Bangladesh, por lo que es el tercer enclave de Bangladesh en la ciudad, detrás de los barrios Queens de Jackson Heights y Jamaica. Mian Quadry, representante del Centro Musulmán de Bangladesh en Kensington, dijo que no conocía al Sr. Ullah, y agregó: "Esto no es quiénes somos"."La comunidad de Kensington que tenemos", dijo el Sr. Quadry, "es gente que trabaja arduamente solo para mantener a nuestra familia". La mezquita Masjid Nur Al Islam, a la que se dijo que el señor Ullah asistió, que se ubica en la esquina de la Church y Chester Avenues en Kensington, estaba cerrada el lunes. Un hombre, que ha orado en la mezquita durante 15 años y dio su nombre solo como Mohammad, dijo que el Sr. Ullah oró allí regularmente, especialmente durante el Ramadán. El Sr. Ullah, dijo Mohammad, estaba cerca del imán de la mezquita y con frecuencia lo veían con él en las oraciones de la tarde. Pero el Sr. Yousuf, el taxista, dijo que no había visto al Sr. Ullah en la mezquita en los últimos cinco o seis meses.

De 2012 a 2015, el Sr. Ullah tenía una licencia emitida por la ciudad para conducir vehículos de alquiler, dijeron funcionarios de la ciudad.

Los funcionarios no pudieron decir si el Sr. Ullah había conducido un taxi amarillo o para un servicio privado como Lyft o Uber. Tampoco se tiene claro, dijeron, si él tenía su propio automóvil o manejaba para un empleador. #LaTeleLetal

Los oficiales de policía en Bangladesh dijeron el lunes que nunca habían oído hablar del Sr. Ullah, y la embajada del país en Washington emitió una declaración declarando una política de "tolerancia cero" hacia el terrorismo. "Un terrorista es un terrorista independientemente de su etnia o religión", decía la declaración, "y debe comparecer ante la justicia".
Las condenas por los bombardeos no disminuyeron la confusión en el vecindario del Sr. Ullah.
"Nada más me sorprende hoy", dijo Butrico. "No sabes quiénes son tus vecinos. Ya no puedo confiar en nadie ". #CosasQueDuranPoco           

English:
Immigration officials said that Mr. Ullah arrived in the United States from Bangladesh in 2011 on a family immigrant visa and has lived in Brooklyn ever since as a legal permanent resident. The terms of the visa suggest that Mr. Ullah was related to an American citizen and benefited from what the officials called “extended family chain migration.”Real estate records show that Mr. Ullah lived in the Flatlands neighborhood in a small, two-story, brick-faced house. He and his family had been there for about seven years, said Alan Butrico, a businessman who owns the house next door. In the last few years, Mr. Butrico said, he had some unpleasant encounters with Mr. Ullah. They largely revolved around parking.
“He used to block the driveway,” Mr. Butrico complained. “His family used to block the driveway all the time.”
On Sunday night, Mr. Butrico added, one of his tenants heard the sounds of “big fighting” coming from Mr. Ullah’s house, though it remained uncertain what the trouble might have been. On Monday morning, police officials, including some from the bomb squad, descended on the house, surrounding it in yellow crime-scene tape. Officers and federal agents also appeared at another Brooklyn address associated with Mr. Ullah — a six-story beige brick building at 679 Ocean Parkway in Kensington.
According to census statistics compiled by Queens College, Kensington is home to more than 3,000 Bangladeshi-born New Yorkers, making it the third-largest Bangladeshi enclave in the city — behind the Queens neighborhoods of Jackson Heights and Jamaica. Mian Quadry, a representative of the Bangladesh Muslim Center in Kensington, said he did not know Mr. Ullah, adding, “This is not what and who we are.”
“The Kensington community we have,” Mr. Quadry said, “it’s people who work very hard just to provide for our family.”The Masjid Nur Al Islam mosque, which Mr. Ullah was said to have attended, sits on the corner of Church and Chester Avenues in Kensington. It was closed on Monday. One man, who has worshiped at the mosque for 15 years and gave his name only as Mohammad, said Mr. Ullah prayed there regularly, especially during Ramadan. Mr. Ullah, Mohammad said, was close to the mosque’s imam and was often seen with him at afternoon prayers. But Mr. Yousuf, the cabdriver, said he had not seen Mr. Ullah at the mosque in the past five or six months.
From 2012 to 2015, Mr. Ullah held a license issued by the city to drive for-hire vehicles, city officials said.

No comments:

Post a Comment

Comment this new here / Comente esta noticia aqui