May 4, 2017

Los republicanos de la Cámara de Representantes pasan el proyecto de ley para reemplazar a Obamacare

Los republicanos de la Cámara de Representantes aprobaron el jueves un controvertido plan para desmantelar Obamacare, o la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés), dando un primer paso significativo para cumplir una promesa de siete años de derogar y reemplazar la ley de 2010, . Los republicanos aprobaron la Ley Americana de Salud con un voto de sobra, luego de una dramática serie de negociaciones que expuso profundas fisuras entre las alas moderada y conservadora del partido sobre cómo reemplazar el logro legislativo de Barack Obama.
El proyecto de ley pasó 217 a 213, con 20 republicanos votando en contra y ningún demócrata a favor.

Ahora se traslada al Senado, donde se espera que tenga serias dificultades.
Frente a la creciente presión de Donald Trump y de una Casa Blanca que buscaba ansiosamente una victoria propia, los republicanos se unieron en torno a un plan marcado que hace sólo seis semanas se consideraba casi muerto.
Una propuesta inicial para derogar la ley de salud, comúnmente conocida como Obamacare, fue descarrilada en marzo cuando el liderazgo republicano no consiguió suficiente apoyo para la legislación de sus propios miembros. El fracaso dio un golpe temprano a Trump, quien había arrojado su apoyo detrás del proyecto de ley y prometió retribución contra los republicanos que lo desafiaron.

Un impulso presidencial

Pero a medida que el presidente se acercaba a su centésimo día de gobierno sin una sola victoria legislativa a su nombre, la Casa Blanca intensificó su presión sobre los republicanos para revivir el esfuerzo por revocar Obamacare, una promesa de campaña significativa. Detrás de las escenas, el congresista de Nueva Jersey, Tom MacArthur, un moderado, se asoció con el congresista de Carolina del Norte Mark Meadows, presidente del conservador Cónclave de la Libertad, para establecer un compromiso que creían que cerraría la división ideológica dentro del Partido Republicano.
“Es muy fácil unificarse cuando su voto no importa y usted está en minoría”, dijo Meadows antes de la votación del jueves. “Es mucho más difícil unificarnos cuando estamos en la mayoría, y eso es lo que estamos viendo. Pero creo que estamos dando un gran paso adelante hoy “.
Antes de la votación, los miembros se turnaban para pronunciar apasionados discursos desde el piso de la cámara consiguiendo aplausos, muchos más de los que se ven a menudo en un debate.
“Tener un proyecto de ley de salud que quita a el seguro médico a 24 millones de personas… deberían estar avergonzados”, dijo el demócrata Jim McGovern, un congresista de Massachusetts, en represalia a los republicanos. El oficial de la presidencia golpeó un martillo para restaurar el orden mientras los demócratas aplaudían.

Un arma secreta contra Obamacare

Frente a una mayoría mucho más estrecha en el Senado, los republicanos planean usar un proceso conocido como reconciliación presupuestaria que les permitiría evitar a los filibusteros demócratas y aprobar un proyecto de ley con una simple mayoría de 51 votos. Pero las reglas de ese proceso plantean sus propios obstáculos, ya que limitan el alcance de lo que se puede pasar a través de la reconciliación al gasto, los impuestos o el déficit. El proyecto de ley aprobado por la Cámara necesitaría, por lo tanto, sufrir cambios sustanciales.
Los republicanos en el Senado señalaron que no tenían prisa por adelantar un proyecto de ley de salud.
“Supongo que vamos a pasar al menos un mes mirando el asunto, asegurándose de que pasa la prueba del tiempo”, dijo el senador republicano Bob Corker de Tennessee a MSNBC.
Los republicanos de la Cámara de Representantes dijeron que esperaban que el Senado hiciera cambios en la legislación, con el objetivo de mejorarla. Pero eso daría lugar a otra votación en la Cámara en su paso final y posiblemente reabrir el abismo entre los moderados del Partido Republicano y su flanco conservador.
El demócrata Joe Manchin, un senador de Virginia Occidental que enfrenta una dura batalla de reelección el próximo año, dejó claro que los republicanos estaban por su cuenta mientras observaban los próximos pasos.
“No puedo decir que [el proyecto de ley republicano] esté muerto”, dijo en una entrevista.
“Pero no tienen 60 votos, por lo que está muerto”.

No comments:

Post a Comment

Comente esta noticia aqui