28 de febrero de 2017

Trump dice que es “el momento” para una reforma migratoria. Beneficiaria a millones de indocumentados

El presidente, Donald Trump, aseguró hoy que ha llegado “el momento” de impulsar una reforma migratoria para arreglar el sistema de inmigración del país, donde se calcula que residen 11 millones de indocumentados. “Este es el momento adecuado para una ley sobre inmigración siempre que haya voluntad de hacer concesiones en ambos lados”, dijo Trump durante un almuerzo privado con periodistas de las principales cadenas de televisión del país, según informan varios medios estadounidenses.


Una fuente oficial de la Casa Blanca confirmó a Efe que, durante el encuentro, el presidente opinó que tanto demócratas como republicanos tienen que “suavizar sus posturas” si quieren que la reforma migratoria salga adelante.

Trump está “abierto” a tratar el tema de los jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños, conocidos como “dreamers” (“soñadores”), y a hacerlo “por separado” del resto de los inmigrantes del país, con una “política específica” para ellos, explicó a Efe otra fuente conocedora del contenido de la reunión.

No obstante, la fuente no aclaró si el presidente está abierto a considerar una vía a la ciudadanía o a la legalización para esos jóvenes beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Ese programa fue promulgado por decreto en 2012 por el expresidente Barack Obama y ha protegido de la deportación a unos 750.000 indocumentados.

Según algunos medios que estuvieron presentes en la reunión, como CNN o NBC News, Trump también afirmó que estaba abierto a una vía a la legalización -aunque no a la ciudadanía- para aquellos indocumentados que no hayan cometido delitos graves o violentos.

Esa vía a la legalización permitiría a los indocumentados vivir, trabajar y pagar impuestos en Estados Unidos sin miedo a la deportación.

La cuestión sobre la apertura de una vía a la ciudadanía a los indocumentados fue el asunto más complicado en los dos últimos intentos de impulsar una reforma migratoria en EEUU, en 2007 y 2013, con un respaldo general de los demócratas a esa idea y un rechazo de la mayoría de los republicanos.

Las declaraciones de Trump sobre la reforma migratoria contrastan con el discurso antiinmigrante que caracterizó su campaña electoral, con sus medidas para acelerar la deportación de inmigrantes indocumentados y con su denuncia de que muchos de quienes viven sin papeles en el país son criminales.

De hecho, el presidente ha elegido como invitados especiales para su discurso de esta noche ante una sesión conjunta del Congreso a tres personas cuyos familiares fueron asesinados a manos de inmigrantes indocumentados.

No está claro si Trump hablará en ese discurso sobre su voluntad de que haya una reforma migratoria, aunque sí hablará sobre sus planes para la seguridad fronteriza, según fuentes de la Casa Blanca.

Medios aseguran que estaría abierto a una iniciativa de Ley

Según reportaron otros medios de comunicación, un alto funcionario de su Administración supuestamente dijo que Donald Trump estaría abierto a una iniciativa de Ley que que otorgue una forma de estatus legal a algunos indocumentados.

Sin proveer detalles, diversos presentadores de las cadenas CNN, NBC y Fox que sostuvieron una comida con Trump reportaron hoy vía redes sociales que el presidente estadounidense consideraba incluir el tema de una iniciativa de Ley sobre migración en su discurso esta noche ante el Congreso.

El mandatario estaría considerando presentar un proyecto de ley que allane el camino para que los inmigrantes ilegales accedan a un estatus legal, pero no a la ciudadanía.

CNN dijo que Trump busca concretamente un proyecto de ley amplio que permitiría que los inmigrantes indocumentados trabajen y paguen impuestos con la idea de que sea aprobado en el Congreso.

“Un alto funcionario federal: El Presidente Trump está ansioso de una iniciativa sobre inmigración con compromisos y está pensando mencionarla en su discurso de esta noche”, expresó vía Twitter el presentador de la cadena CNN Jake Tapper, quien acudió a la Casa Blanca.

“Giro de Trump: Funcionario dice que la Casa Blanca está abierta a dar estatus legal a inmigrantes indocumentados que no han cometido crímenes serios, según Wolf Blitzer y Jake Tapper”, aseguró también el reportero de CNN Manu Raju, citando a los principales presentadores de dicha cadena.

“Un alto funcionario dice que el Presidente Trump está ansioso de una iniciativa de compromiso sobre inmigración, y probablemente hará mención de ello en el discurso de esta noche”, dijo también vía Twitter Bret Baier, presentador estelar de la cadena Fox, quien también comió con el Presidente.

En el mismo tenor, reportes en redes sociales de la cadena NBC aseguran que los presentadores Chuck Todd y Lester Holt también recibieron la información sobre una iniciativa de Ley de inmigración que tuviera compromisos de ambas partes, tanto demócratas como republicanos.

Su discurso mostrará visiones opuestas a tema migratorio
La brecha con la que republicanos y demócratas abordan la política migratoria quedará expuesta cuando el presidente Donald Trump pronuncie el martes su primera alocución ante el Congreso.

Trump tendrá entre sus invitados de honor a Jessica Davis y Susan Oliver, viudas de policías asesinados en 2014 por un inmigrante no autorizado. Entretanto, numerosos integrantes del bloque de legisladores hispanos demócratas estarán acompañados por activistas, familiares de inmigrantes recientemente deportados o por dreamers, tal como se conoce a 750.000 inmigrantes traídos durante su niñez sin autorización a Estados Unidos y que gozan de un alivio migratorio extendido por el expresidente Barack Obama en 2012.

Astrid Silva, uno de esos dreamers, tendrá la responsabilidad de ofrecer la respuesta en español del partido demócrata una vez que Trump concluya su alocución.

Horas antes de pronunciar su discurso, Trump dijo el martes a presentadores televisivos que está dispuesto a considerar una reforma a las leyes migratorias que permita la legalización de numerosas personas que residen en Estados Unidos sin autorización.

Una persona al tanto de la conversación y que solicitó el anonimato por no estar autorizada a conversar con periodistas, señaló que Trump aseguró estar dispuesto a conceder la naturalización de los dreamers y agregó que “el momento es apropiado” para un proyecto de ley siempre que haya un “mutuo acuerdo” de ambas partes.

La portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders dijo que Trump “está dispuesto a conversar sobre esto de ahora en adelante”.

Trump denunció la inmigración ilegal durante su campaña electoral y criticó previos intentos de reforma que incluían la opción de la naturalización.

El congresista republicano Mario Díaz Balart dijo estar “muy entusiasmado” por los comentarios de Trump y en un comunicado agregó que está “listo para trabajar con la Casa Blanca y otros legisladores de ambos partidos”.

Los dos hijos estadounidenses de Guadalupe García de Rayos, una mexicana deportada en Phoenix a comienzos de mes, le dijeron a Trump que no tienen miedo, pero le pidieron que piense mejor en las consecuencias que las deportaciones tienen para el resto de las familias. “Deportar a los padres no hace nada. Somos los hijos los que sufrimos”, dijo Angel Rayos-Garcia durante una conferencia de prensa organizada por sus anfitriones durante el discurso presidencial, los congresistas demócratas latinos por Arizona, Raúl Grijalva y Rubén Gallego.

“Estoy muy triste porque mi mamá no está. La casa se siente muy sola, pero tengo esperanza. No hay que dejar que la oscuridad lo tumbe a uno. Hay que buscar la luz al final del túnel”, indicó el estudiante de secundaria de 16 años de edad junto a su hermana Jackie, de 14 años. Por su parte, Jackie dijo estar muy triste porque el martes es el cumpleaños 36 de su madre y ahora ella vive en la ciudad mexicana de Guanajuato.

Gallego dijo que invitó a los adolescentes para mostrar las víctimas de lo que calificó como una política migratoria “irresponsable” del gobierno Trump, por intensificar las deportaciones de inmigrantes sin permiso, aún de quienes no han cometido crímenes. “Estamos hablando de personas reales, situaciones reales, separaciones reales, temor real en la comunidad inmigrante”, dijo el congresista Grijalva. “Necesitamos hacer algo que sea compasivo y justo para la gente”.

El flamante presidente del partido demócrata, Tom Pérez, lanzó el martes una campaña, Rostros del Plan de Deportaciones Masivas de Trump, con la intención de crear una base de datos con testimonios de personas afectadas por la nueva política migratoria.

“Donald Trump miente. Dice que sólo busca criminales violentos cuando en realidad su fuerza de deportación arresta miembros notables de la comunidad y separa familias”, dijo. “No permitiremos que este gobierno mantenga sus historias en la oscuridad. Debemos avanzar juntos y rechazar la maldad que sufren los inmigrantes en este país”.

Pérez, el primer latino en presidir al partido demócrata y quien obtuvo el cargo el sábado, compareció en un evento organizado por Latino Victory Fund, importante financista de campañas electorales demócratas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente esta noticia aqui