January 28, 2017

Ser “ciudad santuario” le costará caro a NYC



Un informe del contralor municipal Scott  Stringer señala que la orden ejecutiva del presidente Donald Trump de recortar fondos federales a las ciudades que sigan siendo santuarios para indocumentados, podría costarle unos $7,000 millones a la ciudad Nueva York, afectando de manera muy seria la seguridad de la Gran Manzana, especialmente por los recortes a la Policía.
Y aunque el alcalde Bill de Blasio ya aseguró que si el Presidente sigue adelante con sus intenciones la Ciudad llevará el caso hasta los tribunales, también dejó claro que proponer esos recortes va en contravía de los principios de mantener segura a metrópolis más grande del país.

“El presidente Trump emitió una orden ejecutiva y su propósito era mejorar la seguridad pública. Pero aquí en la ciudad de Nueva York y en ciudades de toda la nación, esta orden ejecutiva por el contrario podría de hecho socavar la seguridad pública y hacer que nuestros vecindarios sean menos seguros”, manifestó De Blasio.

“¿Donald Trump le va a quitar a la NYPD dinero contra el terrorismo y al mismo tiempo nos obligará a tener una política que nos hace menos seguros en el terreno y en nuestros vecindarios? No vamos a soportar eso. Lo desafiaríamos ante un tribunal”, agregó el mandatario neoyorquino.



En el reporte presentado por el Contralor se asegura que aunque la mayor parte del presupuesto con el que funciona la NYPD no proviene de Washington, eventuales recortes afectarían las labores contraterrorismo que desarrolla la Uniformada.

De los $5,300 millones aproximados que maneja el presupuesto del NYPD, solo el 3.4%, es decir 185 millones, son fondos federales. Pero para el desarrollo de las operaciones de inteligencia y lucha contra el terrorismo, de los $380 millones que se invierten en la Uniformada, el 61% proviene de Washington.

“Sabemos con absoluta certeza que cualquier recorte en ayuda federal a Nueva York tendrá un impacto devastador”, comentó Stringer. “Insto al Presidente Trump a que recuerde que detrás de cada línea federal hay un rostro humano”.


Asimismo la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, aseguró que ese organismo seguirá defendiendo a Nueva York como una ‘ciudad santuario’ y mencionó que no van a permitir que la medida ejecutiva de Trump afecte la seguridad y el desarrollo de la Gran Manzana.

“Todas las leyes que hemos implementado, todas las políticas que tenemos son legales y vamos a estar de pie para defenderlas”, dijo.

No sólo será la seguridad
Y aunque los oficiales electos de Nueva York consideran que es muy prematuro saber exactamente cómo tratará el presidente Trump de implementar su orden ejecutiva sobre recortes, ya que fue planteada vagamente, en las calles algunos inmigrantes como la peruana Rosita Medina temen que el mandatario pueda recortar fondos como quiera y afectar no solo a los más vulnerables, sino crear vacíos en la seguridad.

“Me asusta mucho ese señor, porque si quitan dinero a la ciudad, muchos beneficios que recibimos los pobres que vivimos en viviendas públicas los vamos a perder, y si la Policía pierde recursos los criminales van a hacer de las suyas… es muy peligroso”, dijo.

Además de los recursos federales que se estima Trump le quitaría a agencias de seguridad como la Policía, el informe del contralor señala que otras agencias como la Administración de Recursos Humanos, que ayuda a 600,000 neoyorquinos, podría perder el 38% de los $1,500 millones anuales que proviene de Washington.

Asimismo los Servicios de Protección Infantil podrían perder la mitad de sus $247 millones de presupuesto, en tanto que NYCHA, que se mueve con un presupuesto anual de $3,200 millones, recibe $2,000 millones de fondos federales.

Otro de los programas que podría verse afectado con la amenaza de Trump es el de Prevención y Tratamiento del VIH/Sida ya que de los $194 millones con los que funciona anulamente, la mayoría de recursos provienen de Washington.

De Blasio hace aclaratoria
El alcalde Bill de Blasio explicó este viernes que cuando Nueva York asegura que seguirá siendo una ‘ciudad santuario’, eso no quiere decir que sea un lugar para proteger a criminales violentos.

El mandatario aclaró que a pesar de la protección que Nueva York ofrece a los indocumentados, la Ciudad continúa con su postura de entregar a las autoridades de inmigración a aquellas personas que sean arrestadas por crímenes serios.

“Si usted es un individuo indocumentado que tiene una pequeña cantidad de marihuana, que tiene un multa de estacionamiento o que se pasó una señal de ‘pare’, no queremos verlos siendo separado de su familia”, comentó el Alcalde. “No queremos ver que sus familias se queden sin una persona que trae el pan a la mesa, pero para la gente que cometa crímenes serios, estamos listos para cooperar con las autoridades”.

Y sobre el deseo de la administración Trump de que las autoridades municipales ejerzan labores de cooperación con ‘La Migra’, de Blasio dijo que eso afecta la seguridad en la Gran Manzana.

“La política ha sido que la NYPD y todas las agencias de la ciudad trabajen con nuestros residentes sin importar el estatus de sus documentos, porque necesitamos que nuestros residentes sientan que pueden hablar con nosotros y trabajar con nosotros sin temor de ser deportados y compartir su información con otras autoridades”, aseguró el mandatario. “Creemos que la orden ejecutiva no es clara y es contradictoria en muchos aspectos”.

No comments:

Post a Comment

Comente esta noticia aqui