December 14, 2016

El presidente, Barack Obama, aseguró hoy que dedicará el “resto” de su vida a apoyar el futuro de los jóvenes de minorías como la afroamericana y la latina.

El presidente, Barack Obama, aseguró hoy que dedicará el “resto” de su vida a apoyar el futuro de los jóvenes de minorías como la afroamericana y la latina. “Dedicaré el resto de mi vida, esto no hizo más que empezar”, aseguró hoy Obama durante la clausura de una reunión para hacer balance del programa “El guardián de mi hermano” (“My Brother’s Keeper”).
 

Esa iniciativa se lanzó en 2014 para mejorar las oportunidades educativas y laborales de niños y jóvenes latinos y negros, más proclives al fracaso escolar y a la exclusión.

El presidente destacó en el acto, celebrado en la Casa Blanca, la necesidad de garantizar igualdad de oportunidades para la juventud, y aseguró que ello supone lo más importante para asegurar el futuro del país y tiene que trascender más allá de su Gobierno.

Obama subrayó el poder de demostrar “un poco de amor” hacia los jóvenes afroamericanos y latinos, con los que dijo identificarse por su historia personal, para acabar con años de desigualdades, pero insistió en continuar con la iniciativa, ya que las acciones llevadas hasta ahora “solo consiguieron rascar la superficie”.

Con “My Brother’s Keeper”, el presidente pretende combatir el fracaso escolar entre los niños hispanos y afroamericanos, así como brindarles oportunidades.

El programa, para el que Obama fichó a la exestrella de la NBA Earvin “Magic” Johnson, busca que jóvenes se impliquen como mentores o tutores de los niños pertenecientes a las minorías, además de promover la colaboración público-privada en esa tarea.

La Casa Blanca anunció, al presentar la iniciativa en su momento, que varias fundaciones y empresas aportarían 200 millones de dólares a lo largo de cinco años para apoyar el programa, aunque el programa ha conseguido 1.000 millones de dólares.

El director de My Brother’s Keeper, Broderick Johnson, afirmó hoy que el programa, “sin duda”, continuará tras el cambio de Gobierno el próximo 20 de enero, una vez tome jure el cargo el presidente electo, Donald Trump, por tratarse de “un movimiento nacional”.

Johnson destacó que, desde la creación del programa, 250.000 adolescentes en peligro de ausentismo escolar contaron con un mentor, 20.000 presos tendrán una oportunidad para acceder a una educación superior y un millón de estudiantes recibieron acceso a internet y a tecnología.

Por su parte, Valerie Jarrett, una de las principales asesoras de Obama, recalcó la orientación que el presidente ha dado a muchos jóvenes hispanos y afroamericanos gracias a la “conexión” de las historias personales del propio mandatario con estos jóvenes.

Entre los objetivos del programa están que los niños entren a la escuela preparados física, social, cognitiva y emocionalmente; que todos los niños puedan leer cuando estén en el tercer grado, que todos los jóvenes se graduen del instituto, y que todos los jóvenes completen su educación o formación más allá de la secundaria.

También incluyen que todos los jóvenes que no estén estudiando tengan empleo, y que todos los jóvenes estén seguros de la amenaza de los crímenes violentos.

Además, más de 250 comunidades de todo el país se han inscrito a “My Brother’s Keeper”, como San Francisco, Los Ángeles, Sacramento, Santa Ana y Oakland (California); Atlanta (Georgia); Denver (Colorado); San Antonio y Fort Worth (Texas); Orlando (Florida), Nueva York (Nueva York) y Washington (Distrito de Columbia).

No comments:

Post a Comment

Comente esta noticia aqui