February 16, 2015

¿Cómo funciona el Programa de Protección de Testigos en USA?

Muchos recuerdan el inolvidable diálogo entre Frankie “Five Angels” Pentangéli y Tom Hagen, en El Padrino III. Este último lo visita en una base militar donde es custodiado por militares y agentes federales que adelantan una enorme investigación contra la Familia Corleone. Ante la imposibilidad de eliminarlo, Hagen le recuerda que a los generales romanos traidores les quedaban dos opciones: el destierro y perder todas sus posesiones o el suicidio y sus herederos conservaban en patrimonio.

Pentangeli se suicidó como todos sabemos, pero ¿por qué la todopoderosa Familia Corleone no podía simplemente eliminarlo? Frankie había colaborado con el FBI y formaba parte del United States Federal Witness Protection Program (Programa Federal de Protección de Testigos). Este mecanismo de custodia creado por el gobierno estadounidense se estableció en el Título V del Acta para el control del Crimen Organizado de 1970.
Para 2005 se calculaba que más de 17.000 personas habían recibido nuevas identidades y estuvieron bajo custodia de este mecanismo de resguardo. Unos 7.500 testigos y 9.600 miembros del crimen organizado fueron relocalizados desde los 70’s. Esta estrategia es considerada como el arma más eficaz contra el crimen organizado y consiste en ofrecer una completa protección a los testigos antes, durante y después de los juicios. Hay un énfasis especial en la custodia en los entornos de alto riesgo, como las conferencias previas al juicio, los testimonios de prueba y otras apariciones de la corte.
Hay tres organizaciones que intervienen en este programa: el Servicio de Alguaciles Federales (United States Marshals Service), el Departamento de Justicia y el Buró Federal de Prisiones. La oficina del Fiscal General estadounidense tiene la última palabra en todos los casos de protección de testigos. Para ser susceptible de acogerse al programa debe estar involucrado en procesos judiciales referidos a:
- Cualquier delito tipificado en el Título 18, Código de Estados Unidos, Sección 1961 (1), dedicado al crimen organizado.
-Cualquier delito de tráfico de drogas descrito en el Título 21 del Código de Estados Unidos.
-Cualquier otro delito grave, federal, del cual el testigo pueda ofrecer testimonio y corra el riesgo de represalia por violencia o amenazas de violencia.
-Cualquier delito estatal que sea de naturaleza similar, a los antes expuestos.
-Ciertos procedimientos civiles y administrativos en los que el testimonio prestado por un testigo pueda poner su seguridad en peligro.
En el proceso de ser considerado como posible testigo, la oficina de Fiscal General evaluará el expediente personal atendiendo las siguientes condiciones:
-Antecedentes criminales.
-Alternativas distintas al programa de protección de testigos.
-Testimonios de otros testigos potenciales.
Una nueva vida
Ser aceptado en este programa sólo es el primer paso es un proceso complejo que intentaremos sintetizar a continuación. Este mecanismo está diseñado para proveer de total anonimato a los testigos y ayudarlos a integrarse en la vida cotidiana de una nueva ciudad donde ellos no serán reconocidos. Al instante de entrar en el mismo, el testigo y sus familiares son relocalizados en casas seguras.
Estados Unidos tiene más de 300 millones de habitantes y centenares de ciudades donde pueden esconderse los testigos. Una vez dentro del programa, el Servicio de Alguaciles procede a crear una nueva identidad y busca nuevas ciudades para el testigo; su familia y cualquier asociado que corra peligro.
Aunque los testigos ganen la oportunidad de comenzar una nueva vida, sus delitos pasados no son ignorados por completo. Los alguaciles de la nueva ciudad de residencia serán notificados de su presencia y expediente criminal, por lo que podrán programar en cualquier momento tests de consumo de alcohol o estupefacientes o cualquier otra condición para finalizar con éxito el programa.
Ser aceptado en el mismo no es el equivalente a ganarse la lotería. No se condonan los créditos, deudas, hipotecas, ni otras obligaciones financieras. Antes de ser aceptados los aspirantes deberán honrar cualquier tipo de compromisos civiles o criminales y deberán presentar los documentos legales de custodia infantil en caso de tener hijos, para demostrar su paternidad.
A cambio de todo lo anterior, el Servicio de Alguaciles Federales se compromete con el testigo a:
-Conseguirle una oportunidad razonable de trabajo, conforme a su educación o formación.
-Proporcionarle asistencia en la búsqueda de vivienda.
-Proveerles pagos de subsistencia, equivalentes a 60.000 dólares anuales.
-Conseguir documentos de identidad de los testigos y familiares cuyos nombres serán cambiados por razones de seguridad.
-Buscar la consulta de psicólogos, psiquiatras o trabajadores sociales, siempre y cuando se haya comprobado su necesidad.
Muchos testigos provienen del mundo criminal por lo que se les dificulta insertarse en la sociedad. Libros como Witsec, escrito por Gerald Shur uno de los fundadores del programa, aseveran que sólo el 60% de los informantes consiguen mantenerse alejados de los problemas. Si un testigo es arrestado por un delito mientras está en custodia, los alguaciles deberán acudir a las autoridades estatales para solicitar cooperación en la protección.
Si no es posible conseguir garantías, el testigo será juzgado como un reo “normal” y purgará su pena en la cárcel donde la custodia pasará a ser responsabilidad del Buró Federal de Prisiones. El drama de las graves consecuencias que tiene burlar las leyes cuando se está en el programa fue detallado en “The New Face of Witness Protection”, reportaje de Newsweek Magazine en 2005, que culmina con esta confesión de un alguacil: “Nos criticamos constantemente. Pero no importa cuánto la agencia se reforme a sí misma, jamás seremos capaces de proteger a testigos que se rehúsan a protegerse a sí mismos”.

No comments:

Post a Comment

Comment this new here / Comente esta noticia aqui