November 25, 2013

El caído emperador William Lantigua se va quedando solo.

Por: Ing. Theodoro Rosario, MBA
William Lantigua , el caído emperador de Lawrence, se quedó tan solitario como un arrendajo fuera del local de una escuela intermedia al enterarse de que había perdido la contienda por la alcaldía ... por segunda vez. Después de un recuento de cinco horas que dio como resultado un  aumento del márgen en la victoria del concejal Danny Rivera por casi 30 votos, mientras que el patético William Lantigua aferrándose al manubio de la puerta del despacho de la alcaldía , se negaba a afrontar la realidad.

Y es que, ¿alguien realmente pensaba que William Lantigua iba a admitir su derrota frente a las mismas cámaras de televisión con las que él jugó durante todas las tormentas de fuego que él mismo creó ? Simplemente, no había forma de que su ego le permitiera desvanecerse con la gracia con que lo hace una hoja de lechuga.  
Al final no fue la prensa, ni Martha Coakley, ni los federales , ni la Comisión Estatal de Ética ni támpoco la nebulosa de un gran jurado que terminaron con la supremacía  de Willie Lantigua sobre Lawrence .Fue una versión de sí mismo, pero más inteligente  más joven, más honesto y más apasionado . Los votantes de Lawrence finalmente se decidieron por Danny Rivera , hijo de una trabajadora dominicana de factorías , un jóven de la comunidad que repartía periódicos , sirvió a su país durante la Guerra del Golfo, cuando regresó aspiró y ganó como concejal general y sirvió, realmente sirvió a sus vecinos.Después que los votos fueron contados por segunda vez , Danny Rivera barrió con la negativa de Lantigua de reconocer su derrota. No es la incapacidad de Willie a aceptar su derrota lo que le preocupaba , sino más bien el enorme desafío al que se enfrenta como el próximo alcalde de Lawrence ."De lo que todo esto se trata ahora es de seguir trabajando para unir a una ciudad muy dividida. Y eso es lo que voy a hacer en los próximos 100 días de mi gestión. Esta ciudad ha estado paralizada durante demasiado tiempo . Pero ahora , de lo que se trata es de unir a esta ciudad y avanzar de tal manera que todos nos sintamos orgullosos ", decía Danny Rivera.
Una cansada camarilla de parásitos pululaba alrededor de Lantigua , mientras que una seleción de
demócratas progresistas se ofreció como voluntarios a Rivera para supervisar el recuento. Entre ellos se encontraba Michelle Wu , quien este mes ganó, en su primer intento, un asiento como concejal general en el Ayuntamiento de Boston.Wu explicó que conoció a Rivera, o " Danny ", como ella prefiere llamarlo, cuando ambos trabajaron juntos el año pasado en la campaña de Elizabeth Warren. A ella se unió el presidente saliente del partido demócrata del estado John Walsh, que también llevaba una etiqueta de " Campaña de Rivera" en el pecho. 
De la misma manera en la que se hacía acompañar de tantos pícaros, así mismo William Lantigua no se daba por vencido ante las fuerzas de la verdad, la justicia y el estilo americano . Más bien, Lantigua fue vencido por un futuro que ya no le importa la forma arcaica y raída de él hacer política.

No comments:

Post a Comment

Comment this new here / Comente esta noticia aqui