October 15, 2013

Rebelión interna en grupo de Miguel Vargas

El presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado, enfrenta un conato de rebelión dentro de su proyecto presidencial, cuando se define hoy una reunión para sofocar la sedición de dos de sus principales colaboradores, el secretario nacional de organización interino, Aníbal García Duvergé, y el ex diputado y vicepresidente perredeísta Henry Sarraff.

La consulta a las bases perredeístas convocadas para ayer domingo, en torno a la unidad y por el retorno de los sancionados, fue pospuesta para buscar un entendimiento con la cúpula del partido, pero una desautorización a nombre del grupo de Miguel ofrecida por el ingeniero Julio Maríñez, presidente de la Comisión de Control, provocó disgusto en García Duvergé, quien en una carta le advirtió “que tiene una lealtad probada hacia Vargas, pero no un servilismo”.
El exsenador por San Cristóbal del PRD consideró que Vargas Maldonado es a quien correspondía, sin ninguna intermediación, instruir para que dicha convocatoria de la consulta no se realice. Algunos sectores internos a la dirección partidaria buscan un encuentro para hoy o mañana entre Vargas y los cercanos colaboradores, a los fines de dialogar.
La posición de Vargas es que para el PRD los casos de los expulsados y sancionados es tema cerrado, pero volvió al debate cuando este fin de semana la secretaría de Organización interina haría una consulta para esos fines. Sarraff consideró que una unidad en el PRD es imposible sin el retorno de los sancionados, aunque afirmó que el mejor presidencial del PRD es Vargas.
Esa convocatoria fue desautorizada por Maríñez, quien dijo se hacía a título personal de García Duvergé y Sarraff. Carta a Maríñez
García Duvergé remitió ayer a Maríñez una carta en la que señala que su integración al grupo que apoya a Vargas en sus aspiraciones presidenciales, del cual dijo que hoy como ayer representa las mejores posibilidades para ganar las elecciones del 2016, fue producto de una “declinación” que hizo en desmedro de su propio proyecto personal.
Reclamó el mismo derecho que los aspirantes presidenciales Luis Abinader o el propio Vargas de convocar a sus seguidores para consulta y no tiene que ser desautorizado por Maríñez. Dijo que cuando la crisis post convención, que lo expulsaron junto a Vargas, estuvo acompañándolo hasta el final, mientras otros de sus seguidores le abandonaron; asimismo, que estuvo defendiendo el partido cuando fue agredido el local el 27 de febrero, resultando su chofer y colaboradores presos y heridos.
“No hay reuniones en la geografía nacional o en la prensa que quien suscribe no acuda para levantar la bandera del proyecto de Vargas Maldonado, de manera que mi lealtad al compromiso firmado ha sido altamente probado, así es compañero Maríñez, lealtad, no servilismo”, explica la carta con fecha del 13 de octubre.
La carta hace referencia a las crisis Jacobo Majluta, Salvador Jorge Blanco y Peña Gómez, así como la de Hipólito y Hatuey Decamps y termina diciendo que “en el 2016 el PRD debe ir al poder con Vargas como presidente, hagamos pues lo que la rázón y el buen juicio aconseja, la historia señala el camino”. “La historia se escribe, no es para gastar tinta, ni para recordar el pasado, es para que estos hechos sean referentes de las cosas que debemos hacer en el presente y evitar el futuro”, señala García Duvergé.

No comments:

Post a Comment

Comment this new here / Comente esta noticia aqui