May 21, 2013

Controversia por exorcismo del Papa Francisco a un jóven

El capellán en la Universidad de Navarra, Rafael Hernández Urigüen, ha asegurado que la imposición de manos que hizo el Papa Francisco sobre un enfermo el pasado domingo en la Plaza de San Pedro tras la Misa de Pentecostés, su concentración en la oración y la boca abierta del enfermo no son indicios de exorcismo, mientras el sacerdote y experto en sectas Luis Santamaría del Río cree que, en todo caso, podría tratarse de una «oración de liberación», que sirve para las ocasiones en que el demonio actúa en otros grados.
Hernández ha indicado que la imposición de manos también se hace en el rito de la unción de enfermos, cuando el sacerdote u obispo pone las manos sobre la cabeza de la persona pidiendo al mismo tiempo su salud. En cuanto a la concentración, ha aseverado que los obispos siempre están «muy concentrados» al rezar, y sobre el movimiento de la boca del enfermo, ha subrayado que las personas enfermas, a veces, sufren pequeñas convulsiones.
Además, Hernández ha explicado que el ritual del exorcismo se compone de toda una serie de pasos entre los que se incluye pedir un informe psiquiátrico de la persona para ver si esta sufre alguna patología mental y pronunciar una oración imperativa determinada en la que, «en nombre de Jesús, se dice al demonio que salga de la persona atormentada».
No obstante, ha apuntado que no hay que confundirlo con la «plegaria de oración» que consiste, no en dirigirse a Satanás directamente, sino en pedir a Dios que proteja a la persona y que el demonio no la afecte. Estas plegarias, según ha indicado, se suelen dar sobre todo en los movimientos carismáticos y suelen ser públicas por lo que considera que si el Papa Francisco la hubiera hecho con el joven de la Plaza de San Pedro, el Vaticano no hubiera tenido ningún problema en confirmarlo.

No comments:

Post a Comment

Comment this new here / Comente esta noticia aqui